Extremadura 02/06/2018

Extremadura es el principal destino del país para los rehaleros
Que Extremadura es uno de los lugares predilectos de los cazadores españoles, y también extranjeros en el caso de determinadas especies, ya era conocido. Pero un reciente estudio acaba de poner números a estas preferencias.
Y una de las conclusiones es que no hay ninguna comunidad autónoma que atraiga a más rehaleros, según el informe titulado 'Evolución del impacto social y económico de la caza en España', elaborado por la consultora Deloitte para la Fundación Artemisán, institución que defiende la actividad cinegética y en la que participa la Federación Extremeña de Caza como entidad benefactora.

En el capítulo dedicado a los propietarios de rehalas («jauría o agrupación de perros de caza mayor, cuyo número oscila entre 14 y 24», en la definición de la Real Academia de la Lengua) se destaca que «en cuanto a los principales destinos para cazar, destacan Extremadura (elegido por el 38 por ciento de los rehaleros), Castilla-La Mancha (35) y Castilla y León (32)». En el mismo análisis se detalla que el perfil sociodemográfico del dueño de rehala es el de «un hombre asalariado, de más de 46 años, con estudios de Bachillerato o FP, con unos ingresos medios de entre novecientos y mil quinientos euros netos al mes y que cuenta con una media de 31 perros».

Según el informe de la Fundación Artemisán, el rehalero tipo en España realiza un gasto anual de 10.140 euros. La partida principal, añaden los autores, está destinada al cuidado y la alimentación de sus animales, que le cuestan más de cinco mil euros al año.

Estos números están ampliados en un estudio anterior, titulado 'Situación de la caza en Extremadura', elaborado por la Federación regional y referido al curso 2015/16. En él se especifica que las 250 recovas que hay en la comunidad mueven casi 4,4 millones de euros al año.

En opinión de José María Gallardo, presidente de la federación, los rehaleros son una figura clave en la radiografía al sector cinegético de la comunidad autónoma. «Tenemos en la región rehalas que salen semanalmente a otras regiones, principalmente a las dos Castillas y a Andalucía, a las provincias de Huelva, Córdoba y Sevilla», detalla el presidente de la Federación extremeña, que ilustra la importancia de este subsector con otros datos. «En Guadalupe hay doce rehalas y en Quintana de la Serena hay diez, por citar dos casos de municipios con tradición montera donde este aspecto es importante».

Al margen de los rehaleros, el estudio publicado por Artemisán incluye también cifras más generales sobre el sector cinegético, tanto a escala nacional como regional. Entre ellas, una que sitúa a Castilla-La Mancha como el destino cinegético más importante de España, ya que lo eligen el 86 por ciento de los cazadores. Un paso por detrás se sitúan tres regiones con cifras similares entre sí: Castilla y León (35 por ciento), Andalucía (34) y Extremadura (33 por ciento).

«Mientras en Extremadura ha primado siempre la vertiente social, Castilla-La Mancha -reflexiona José María Gallardo- ha orientado su actividad cinegética hacia lo empresarial, de modo que en sus pueblos encuentras multitud de negocios enfocados a este sector de la economía». «La legislación que ellos tienen les ayuda a poner el acento en lo económico, y también cuestiones como el hecho de que las vedas empiecen todos los años en la misma fecha», amplía el presidente de la Federación Extremeña. «Esto -continúa- ayuda a que ellos tengan cazadores extranjeros a diario, y a la promoción turística, con empresas que ofertan paquetes turísticos en los mercados de distintos países».
El problema de los conejos

En cuanto a la temporada de caza menor, Gallardo cree que las perspectivas no son las mejores. «Las poblaciones de conejos no se han recuperado, y a principios de abril hemos visto en el campo muchos ejemplares muertos», constata. «Llevamos años pidiendo a la administración que ponga en marcha políticas de impulso al sector cinegético regional, pero no conseguimos que salgan adelante», lamenta el presidente de los cazadores extremeños. Entre las cuestiones a mejorar, cita el hecho de que hayan transcurrido tres años sin que se convoquen subvenciones a cotos locales, la escasez de las ayudas para contratar guardas o la escasa duración de los periodos de control a predadores.

También expresa Gallardo su contrariedad ante la respuesta de la administración autonómica a su petición de participar en el diseño del reglamento Ómnibus -que sustituirá a la PAC a partir del año 2020-. «Solo queríamos dar nuestra opinión, pero nos han respondido que ya hay un representante de la Junta, algo que no tiene nada que ver con lo que pedíamos».

Por último, el presidente muestra su decepción ante la falta de respuesta por parte del Instituto de la Mujer a la iniciativa presentada por la Federación para promover la igualdad de sexos en el sector cinegético de la comunidad autónoma.