A Coruña 31/05/2018

Solo 4 concellos quedan fuera de las medidas excepcionales para batidas
Solo cuatro concellos de la zona no están incluidos en la lista de los que tienen permitido adoptar medidas excepcionales para el control de daños ocasionados por el jabalí. Son Camariñas, Corcubión, Malpica y Fisterra.
En todos ellos, no se ha detectado un número suficiente de daños en campañas anteriores, así que si se producen, las respectivas sociedades de caza podrían solicitarlas por el procedimiento ordinario.

La diferencia más importantes que, en todos los demás (y obviamente en muchos otros de Galicia), «as autorizacións de caza por danos realizaranse de xeito inmediato, aínda que non será preceptiva a súa comprobación, sen prexuízo das que poidan efectuar os servizos de Conservación da Natureza». Así se recoge en el Diario Oficial de Galicia, en el que se publica la resolución de la Consellería de Medio Ambiente que determina las épocas hábiles de caza, las medidas de control por daños y los regímenes especiales de la actual temporada. Con carácter general, la caza menor empezará el 21 de octubre, aunque determinadas prácticas cinegéticas ya estarán autorizadas desde agosto.

El procedimiento ordinario para pedir batidas, además de monterías y esperas, pasa por la autorización de los servicios provinciales de Conservación da Natureza. Las solicitudes se presentan desde que se detectan los daños, que habrá que comprobar. La excepcionalidad agiliza de manera notable la intervención. Los ejemplares que se capturen no se tendrán en cuenta en el cómputo anual que cada terreno cinegéticamente ordenado (tecor, antes coto, denominación que muchos aún mantienen) tiene asignado por temporada. No se pueden cazar los jabalíes que se desee, hay un máximo por cada territorio.

Las medidas de control también incluyen los daños que producen los lobos en el ganado, pero en este caso no hay excepciones y el procedimiento de petición de batidas es igual para todos. También es más restrictiva, ya que ni en abril, ni en mayo ni en junio están autorizadas, y solo se podría dar permiso para una espera (aguardas de un cazador en un punto determinado).
«Nós nunca estivemos como zona de alto risco»

Rogelio Pereira García (63 años), lleva ya unos tres lustros al frente del tecor San Miro de Malpica, al que están adscritos unos 110 cazadores. Ni es de los más grandes de la Costa da Morte, ni de los pequeños: podría decirse que ocupa un puesto intermedio. Y también está en medio de todos los demás tecores a los que sí se les incluye en área excepcional para batidas. «Nós non, porque nunca estivemos como zona de alto risco, que é do que se trata. Temos menos incidencia de ataques de xabaril». Tal vez hayan tenido efecto algunas medidas adoptadas: «Algunha vez fixemos dispersións e cambiámolos de zona». Y también han realizo alguna espera, marcando zonas, y por parroquias. Pero tampoco muchas. El año pasado ya nos las hubo, porque solo autorizaron una, y a él solo, y por eso decidió rechazarla.

En caso de que en los próximos meses haya daños del jabalí, también solicitaría batidas. «Tería que facer todo o procedemento, empezando por chamar ao 112 para comunicar os danos», explica el veterano cazador.